Image Alt

ARRENDAMIENTO

Poseer sistemas renovables para producir tu propio calor es asequible.

Con un contrato de arrendamiento, puedes arrendar los equipos sin descapitalizarte, ahorrar dinero bajando tu consumo de combustibles, aprovechar los beneficios fiscales y con múltiples opciones al final del contrato pero siempre con una opción de valor residual garantizado.

Además de ahorrar, mejoras la imagen de tu empresa al mencionar que no emites CO2 para la fabricación de tus productos o servicios.

El sistema está cubierto con una garantía de producción de energía.