¿Deberíamos convertir el desierto del Sahara en una enorme granja solar?

Las estadísticas son impresionantes. Si el desierto fuera un país, sería el quinto más grande del mundo: es más grande que Brasil y ligeramente más pequeño que China y Estados Unidos. De acuerdo con los cálculos de la NASA, cada metro cuadrado recibe, en promedio, entre 2,000 y 3,000 kilovatios/hora de energía solar por año. Dado que el Sahara cubre aproximadamente 9,000 km², si cada centímetro del desierto absorbiera toda la energía solar, serían más de 22 mil millones de gigawatts hora (GWh) por año.

Este es un gran número que requiere algún contexto: significa que una hipotética granja solar que cubriría todo el desierto produciría 2,000 veces más energía que incluso las centrales eléctricas más grandes del mundo, que generan apenas 100,000 GWh al año. De hecho, su producción sería equivalente a más de 36 mil millones de barriles de petróleo por día, es decir, alrededor de cinco barriles por persona por día. En este escenario, el Sahara podría potencialmente producir más de siete veces los requisitos de electricidad de Europa, casi sin emisiones de carbono.

Además, el Sahara también tiene la ventaja de estar muy cerca de Europa. La distancia más corta entre el norte de África y Europa es de solo 15 km en el estrecho de Gibraltar. Pero incluso distancias mucho más largas, a lo largo del ancho principal del Mediterráneo, son perfectamente prácticas: después de todo, el cable de energía submarina más largo del mundo se extiende por casi 600 km entre Noruega y los Países Bajos.

Durante la última década, más o menos, se ha analizado cómo la energía solar del desierto podría satisfacer la creciente demanda de energía local y, eventualmente, alimentar a Europa, y cómo esto podría funcionar en la práctica. Estas perspectivas académicas se han traducido en serios planes. El intento de más alto perfil fue Desertec, un proyecto anunciado en 2009 que rápidamente adquirió gran cantidad de fondos de varios bancos y empresas energéticas antes de colapsar en gran medida cuando la mayoría de los inversores se retiraron cinco años después, citando los altos costos. Dichos proyectos se ven frenados por una variedad de factores políticos, comerciales y sociales, incluida la falta de un rápido desarrollo en la región.

Las propuestas más recientes incluyen el proyecto TuNur en Túnez, que apunta a abastecer a más de 2 millones de hogares europeos, o la Planta de Energía Solar Compleja Noor en Marruecos, que también apunta a exportar energía a Europa.

 

Hay dos tecnologías prácticas en este momento para generar electricidad solar en este contexto: energía solar concentrada (CSP) y paneles solares fotovoltaicos regulares. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas.

La energía solar concentrada utiliza lentes o espejos para enfocar la energía del sol en un punto, que se vuelve increíblemente caliente. Este calor genera electricidad a través de turbinas de vapor convencionales. Algunos sistemas utilizan sal fundida para almacenar energía, lo que permite que la electricidad también se produzca de noche. Los CSP parecen ser más adecuados para el Sahara debido al sol directo, la falta de nubes y las altas temperaturas, lo que lo hace más eficiente. Sin embargo, los lentes y los espejos podrían cubrirse por tormentas de arena, mientras que los sistemas de calentamiento de turbinas y vapor siguen siendo tecnologías complejas. Pero el inconveniente más importante de la tecnología es su uso de recursos hídricos escasos.

Los paneles solares fotovoltaicos, en cambio, convierten la energía del sol en electricidad directamente utilizando semiconductores. Es el tipo más común de energía solar, ya que puede conectarse a la red o distribuirse para uso a pequeña escala en edificios individuales. Además, proporciona un rendimiento razonable en tiempo nublado.

Pero uno de los inconvenientes es que cuando los paneles se calientan demasiado, su eficiencia disminuye. Esto no es ideal en una parte del mundo donde las temperaturas de verano pueden superar fácilmente los 45 ℃ en la sombra, y dado que la demanda de energía para aire acondicionado es más fuerte durante las horas más calurosas del día. Otro problema es que las tormentas de arena podrían cubrir los paneles, reduciendo aún más su eficiencia.

Ambas tecnologías pueden necesitar cierta cantidad de agua para limpiar los espejos y los paneles según el clima, lo que también hace que el agua sea un factor importante a considerar. La mayoría de los investigadores sugieren integrar las dos tecnologías principales para desarrollar un sistema híbrido.

 

Solo una pequeña parte del Sahara podría producir tanta energía como lo hace todo el continente africano en la actualidad. Con la mejora cada vez más grande de la tecnología solar, todo se hará más barato cada vez y más eficiente. El Sahara puede ser un lugar muy inhóspito para la mayoría de las plantas y animales, pero podría traer energía renovable a todo el norte de África y más.