La primera planta de CSP en Sudamérica

En medio del desierto de Atacama en el norte de Chile, la primera planta de energía solar térmica en América Latina emerge desde el suelo.

Una torre de 250 metros de altura rodeada por miles de espejos gigantes, la planta de energía permite la producción continua de electricidad, a diferencia de las formas convencionales de energía renovable. El proyecto denominado Cerro Dominador es un símbolo de la ambiciosa transición energética de Chile, que apunta a lograr una producción de energía 100% renovable para el 2040.

Para el 2020, la planta debería producir energía para 250,000 hogares, utilizando tecnología CSP capaz de producir electricidad durante 17.5 horas sin la necesidad del sol. El tanque contiene sales fundidas que se calientan a 565°C y que se utilizan para calentar el agua. El vapor que se genera impulsa una turbina que produce energía cuando el sol se va.

La tecnología se está utilizando por primera vez en América Latina, una parte del continente que está muy preocupada por preservar el medio ambiente y que quiere invertir en el desarrollo de energía renovable. El campo tendrá una extensión de 700 hectáreas. La planta CSP Cerro Dominador es una planta con tecnología termosolar de torre que contempla un conjunto de 10,600 heliostatos que siguen al sol en dos ejes concentrando la radiación solar en un punto situado en la parte superior de la torre. Cada heliostato está compuesto por 32 espejos individuales que alcanzan los 140 metros cuadrados.

El proyecto fue construido por las empresas españolas Acciona y Abengoa, gracias a la inversión de más de 800 millones de dólares del fondo estadounidense EIG Global Energy Partners.