¿Los Emiratos Árabes Unidos están liderando el camino para la energía solar concentrada en Consejo de Cooperación del Golfo?

En abril del 2019, la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) publicó un informe sobre un “mapa hacia el 2050” en términos de energía renovable.

El informe destacó la posibilidad de que para el 2050, alrededor del 86 por ciento de las demandas de energía del mundo podrían satisfacerse con energía renovable. También destacó que el 50 por ciento de la producción mundial de electricidad podría proporcionarse a través de fuentes de energía renovables. ¿Qué podría significar esto para los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que comprende Bahrein, Omán, Qatar, Kuwait, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos?

En primer lugar, parece haber un cambio masivo en las políticas de la región hacia la economía y, posteriormente, la tecnología. Los EAU han iniciado el programa Vision 2021, que incluye la sostenibilidad como uno de los principales objetivos del país, y parece que se lo está tomando muy en serio. El país ha establecido el objetivo de alcanzar el 30 por ciento de sus necesidades energéticas a partir de energías renovables para 2030. Eso podría no ser tan ambicioso como Dinamarca, un país que tiene un PIB ligeramente menor que los Emiratos Árabes Unidos, pero aún tiene un objetivo de alcanzar el 50 por ciento de su energía procedente de la energía eólica.

Sin embargo, los Emiratos Árabes Unidos son líderes en la región, especialmente cuando se trata de tecnología de energía solar concentrada (CSP). Los EAU fueron, hasta hace poco, el único país que tenía esa tecnología en el GCC. CSP se refiere a un tipo de tecnología solar que utiliza espejos gigantes para dirigir la luz solar hacia un receptor, y la convierten en calor. Hay varios tipos de espejos de este tipo, que pueden ser parabólicos o platos redondos, o torres de energía.

La energía solar concentrada puede ser mucho más efectiva que la tecnología fotovoltaica (PV) solar. Esto se debe a que PV utiliza paneles solares que solo puede funcionar cuando hay luz solar, lo que significa que la electricidad solo puede generarse mientras la luz del sol caiga sobre los paneles. La CSP, por otro lado, almacena la luz solar como calor, que puede utilizarse más adelante, incluso cuando no hay luz solar. En efecto, la CSP funciona como cualquier otra central térmica. La única diferencia es que el material de calefacción para todas las demás centrales térmicas son combustibles fósiles como el petróleo y el gas natural.

Los Emiratos Árabes Unidos fueron los primeros países de GCC en obtener tecnología CSP, y actualmente es el único país en GCC que tiene una generación de electricidad real a través de esto. Los Emiratos Árabes Unidos han tenido CSP desde 2013, con una capacidad instalada de 100 MW y una generación eléctrica de 261 GWh.

 

En todo el mundo, solo 19 países tienen capacidad instalada para energía solar concentrada. A continuación se muestra una comparación de los países. Arabia Saudita recientemente adquirió esta tecnología en 2018, aunque no ha producido ningún poder. Su capacidad instalada es de 50 MW. Mientras tanto, los otros países del CCG están en proceso de desarrollar CSP o considerar opciones de CSP. Kuwait completó su primera planta de energía CSP en mayo de 2018, mientras que Omán tendrá su primera red eléctrica operada por CSP para 2023.